Asociación Andaluza de Egiptología (ASADE). Egiptologos.com


 Almohadas finas para dormir con la muerte 

18/06/06
Almohadas finas para dormir con la muerte
Hacía 84 años que no se excavaba una tumba en el cementerio de los faraones, situado en medio de este abrasador desierto, y se tenía la esperanza, claro está, de encontrar más momias.

¿Qué más podía haber dentro de esos siete ataúdes en el fondo de un túnel vertical que se mantuvo sellado hasta febrero y al cual sólo tuvieron acceso las termitas a lo largo de más de tres milenios?

Unas almohadas muy bonitas, para empezar.

''Ni idea, lo siento'', dijo Elsie van Rooij, experta en textiles antiguos, cuando se le preguntó por qué un enterrador habría metido cinco almohadas en el ataúd del tamaño de un niño.

Por lo general, los ataúdes contienen cuerpos. Nunca había visto nada así. Naturalmente, eso le agradó.

''Una tumba debe ser misteriosa'', dijo.

¿Ankhesenpaaten?

Después de tres meses de concienzudos trabajos no se han encontrado momias en ninguno de los cinco féretros que se han abierto.

Sin embargo, aún queda un gran féretro por abrir: el más tentador, sellado, colocado en la parte trasera del pozo y acolchado por almohadas en cabeza y pies.

Los egiptólogos estadounidenses que trabajan en esta zona esperan encontrar no sólo una momia sino también las claves de muchos misterios.

''Si se trata de una momia, será un gran descubrimiento'', dijo Mansour Boraik, jefe de antigüedades del gobierno Egipcio en Luxor.

La teoría de que pudiera haber una momia en el último ataúd recibió un empujón el 24 de mayo, cuando fue encontrado un pequeño sarcófago dorado.

De haber una momia, puede que sea Ankhesenpaaten, la viuda del rey Tutankhamón. Uno de los pocos fragmentos de escritura encontrados en el fondo del túnel, sobre un sello roto, contiene parte de su nombre.

¿Nefertiti?

Esperanzas aparte, nunca hubo indicación alguna de que que este nuevo hallazgo, clasificado como KV-63, tenga remotamente el mismo significado de KV-62, la última tumba descubierta en 1922.

Esa tumba es famosa por contener la momia de Tutankhamón. Desde entonces, el Valle de los Reyes no había vuelto a dar nada más.

El túnel hallado en febrero se encuentra a sólo unos pies de la tumba del rey Tut. Pero se trata de una habitación pequeña, sin adornos, al fondo de un túnel mayor descubierto el año pasado por el grupo de egiptólogos estadounidenses dirigido por Otto Schaden.

Los científicos habían estado excavando alrededor de algunas antiguas chozas de trabajadores cerca de la tumba del faraón Ay, el último de la dinastía XVIII. El último día de la excavación, en el último lugar posible, se topó con lo que ahora se dice ``una situación insólita''.

''¿Y quién lo iba a decir? Había una capa oscura donde debíamos tener roca firme'', dijo Schaden, de 68 años. ``Así es que supimos que había algo ahí''.

El grupo excavó hasta el fondo del túnel vertical, a unos 18 pies de profundidad. Las primeras esperanzas fueron extraordinarias. Unas 30 vasijas de barro, selladas en forma meticulosa, colocadas alrededor de siete ataúdes en mal estado por el daño causado por las termitas, pero cada uno con una espléndida máscara.

Algunos expertos especularon que incluso podría tratarse de la tumba de Nefertiti, la hermosa y ambiciosa esposa de Akhenatón, el faraón más enigmático de la dinastía XVIII, que gobernó de 1352 a.C al 1336 a.C.

El último ataúd

El estilo del túnel, el tipo de cerámica y una etiqueta de vino, idéntica a otra hallada en la tumba del rey Tut, fueron la confirmación de que el lugar correspondía a la dinastía XVIII.

El féretro infantil contenía almohadas de algodón excepcionalmente fino. No había restos humanos en ninguno de los otros féretros como es habitual, sino unas cuantas vasijas de alabastro de alta calidad, sales para embalsamar, ropa blanca, algo parecido a una cornisa de piedra y montones de cerámica rota y tierra.

Todo parecía indicar que el túnel era un depósito para materiales de embalsamamiento, pero también había señales de que los órfebres procedieron con demasiada prisa. Era frecuente que los ataúdes egipcios se recubrieran con resina para preservarlos, aunque en este caso apenas fueron embarrados con descuido. También había fragmentos de cerámica regados por el suelo.

''Si hay alguien metido dentro de ese último ataúd, es probable que sea alguien a quien querían ocultar'', dijo Schaden.

Agregó que no cree que la ausencia de momias hasta el momento se pueda explicar diciendo que se trata de ladrones de tumbas.

''Si se ha saqueado una tumba, por lo general hay un brazo aquí, un dedo allá, el cráneo, pues desmembraban los cuerpos buscando chucherías'', dijo.

Boraik dice que hay un 70 por ciento de probabilidades de encontrar una momia dentro del ataúd. Las almohadas y las finas vasijas de alabastro, el sello roto con un fragmento de un nombre y la disposición de las vasijas en lo que parece ser una posición protectora, sugieren que no se trata de un mero depósito de embalsamamiento.

''Espero que este ataúd resuelva el misterio'', comentó Schaden.

Fuente: El Nuevo Herald

Tema:  Descubrimientos . Enviado el domingo, 18 de junio de 2006 a las 20:34


<< Anterior  1  ... 576 577 578 ... 619  Siguiente >>

Web alojada y mantenida por Egiptomania.com

Apúntate a la lista de correo de Egiptomania.com

Aviso Legal
© Juan de la Torre Suárez
Todos los derechos reservados.

Haz de Egiptomania.com tu página de inicio


Ofertas de Viajes a Egipto Baratos | Viajes a Egipto | Viajes a Jordania | Viajes a Turquía | Viajes a Marruecos | Viajes a Andalucía | Vacaciones de Verano
Buscador de Cruceros | Buscador de Hoteles

Oferta Destacada: Viajes a Egipto Navidad/Fin de Año 2018-2019

Esta Web utiliza "cookies" 🍪 tanto propias como de terceros para recopilar información estadística y publicitaria. Si continúas navegando aquí, significará que aceptas su uso. + Información Cerrar